blog pedir cita
  Tel: +34 91 436 26 36

Glucagón Nasal

Las hipoglucemias son una de las barreras más importantes que presentan los pacientes tratados con insulina y que quieren tener un buen control metabólico.

Las bajadas severas (aquellas que requieren de la ayuda de otra persona para solucionarlas) siguen siendo frecuentes, y en la mayoría de los casos les impide alcanzar sus objetivos glucémicos, además del miedo a presentarlas que menoscaba, de manera importante, su calidad de vida.

Desde aproximadamente el año 1995 disponemos del “Kit de glucagón”, en donde antes de inyectarlo lo tenemos que preparar, lo que requiere de instrucciones para realizarlo correctamente y muchas veces la misma angustia de la situación de emergencia impide su correcta utilización.

Recientemente fueron publicados estudios, en fase tres, del glucagón de administración nasal.

¿En qué consiste el glucagón nasal?

Es un polvo seco, listo para usar, fácil de transportar y no necesita refrigeración. Además es de un solo uso.

Se aplica de una manera muy sencilla en las fosas nasales, no necesita inhalarlo o respirar de manera profunda y, ni la congestión nasal ni los descongestionantes, impactaron su eficacia.

Entre los efectos secundarios que presenta están las molestias a nivel nasal, dolor de cabeza y/o de cara, aunque ambos efectos fueron pasajeros. Algunas personas presentaron nauseas y vómitos al igual que ocurre en quien recibe el glucagón inyectable.

En personas sin experiencia en utilización del glucagón, el tiempo que  tardan en administrar el glucagón nasal es de 26 segundos, mientras que el glucagón inyectable es de 2 minutos y  26 segundos.

Esperemos que pronto lo tengamos disponible.