blog pedir cita
  Tel: +34 91 436 26 36

Bypass gastrico laparoscópico

El bypass gástrico es un tipo de cirugía bariátrica o cirugía para perder peso diseñado para reducir la ingesta de alimentos si se ha intentado sin éxito perder peso a través de dieta y ejercicio.

El bypass gástrico puede mejorar en gran medida la calidad de vida no sólo por la mejoría en la apariencia y el aumento de la movilidad, sino también porque puede reducir el número y la gravedad de los problemas de salud que las personas con sobrepeso son propensos a sufrir, tales como la diabetes, hipertensión, hiperlipemia, problemas de circulación ó de apnea del sueño.

Se trata de un complejo procedimiento realizado bajo anestesia general – el paciente se encuentra dormido e intubado durante la intervención – La duración de  la cirugía es de aproximadamente unas 2-3 horas.

A través de 5 pequeñas incisiones de 1 cm se crea un pequeño estómago cortando y grapando en la parte más alta del estómago original. Este pequeño volumen, de unos 20 cc permite comer menos cantidad de alimentos en cada  una de las 5 comidas diarias que se deben realizar. Luego el intestino delgado es cortado y unido al estómago que hemos creado para permitir la salida del alimento del estómago y también es unido consigo mismo para que a partir de ese lugar se una la comida con la bilis y el jugo pancreático pudiendo realizarse la absorción de nutrientes a partir de ese punto.

La mayoría del peso se perderá a lo largo del primer año postoperatorio, estabilizándose a partir de los 18-24 meses.

Recuperación tras un bypass gástrico laparoscópico: la mayoría de los pacientes pueden ser dados de alta hospitalaria a los 2-3 días. La vuelta completa a las actividades habituales ocurre normalmente entre  la 2ª y la 5ª semana tras la intervención.

Durante varios días el abdomen se puede notar hinchado y dolorido, sintiendo un cierto malestar que cede con analgesia habitual.

Todas las técnicas dejan pequeñas cicatrices permanentes, pero por lo general tras el paso de los meses se hacen imperceptibles.

Dentro de los tratamientos postoperatorios, suele incluirse un plan de dieta, el ejercicio físico regular, la terapia de comportamiento-modificación de hábitos, y los suplementos vitamínicos.

La reintroducción de los alimentos y consistencias será progresiva a los largo de los 2-3 meses postoperatorios, debiendo seguir las indicaciones dadas por el nutricionista o endocrinólogo en este sentido.

Recuerde que puede ser necesaria la cirugía plástica después de la pérdida masiva de peso  para eliminar el exceso de piel y grasa y remodelar el cuerpo.

Embarazo tras un bypass gástrico: Las mujeres en edad fértil deben realizar control de natalidad los primeros 12 meses tras un bypass gástrico. No se recomienda el embarazo durante este tiempo, ya que el cambio de hábitos es suficientemente importante como para estar pendiente también de los cambios que supone el embarazo. Además, la pérdida rápida de peso que se produce después de un bypass gástrico  puede “robar al feto” nutrientes esenciales. Sin embargo, los estudios demuestran que el embarazo es más seguro para la madre y el bebé después de un bypass gástrico que cuando la obesidad estaba presente.

Riesgos del bypass gástrico

La decisión de someterse a una cirugía de pérdida de peso no debe tomarse precipitadamente. Los riesgos y beneficios del bypass gástrico deben ser parte de una conversación entre el paciente y su cirujano bariátrico. También puede y debe consultar todas sus posibles alternativas para perder peso como la banda gástrica, gastrectomía vertical (tubular o manga gástrica), o nuevos procedimientos en desarrollo, tales como la plicatura gástrica.

Las complicaciones quirúrgicas del by pass gástrico incluyen:

  • Complicaciones de la anestesia
  • Hemorragia
  • Infección
  • Las fugas de las  líneas de grapas o suturas
  • El estrechamiento de la unión entre el estómago y el intestino
  • Trombos de sangre en las piernas que emigren al pulmón
  • Obstrucción intestinal

Algunas de las complicaciones mencionadas ocurren durante o inmediatamente después de la cirugía, mientras que otras pueden ocurrir en cualquier momento.

Otras posibles complicaciones del bypass gástrico a largo plazo son:

  • Diarrea
  • Hernia
  • Síndrome de dumping
  • Hipoglucemias (nivel de azúcar bajo)
  • Úlceras
  • Cálculos biliares
  • Deficiencias nutricionales
  • Osteoporosis
  • Recuperación del peso
  • Enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE)
  • Problemas psicológicos
  • Otros

La mayoría de las complicaciones a largo plazo se puede gestionar y minimizar con un buen  seguimiento. Por ejemplo, el equipo multidisciplinar de cirugía bariátrica puede controlar los niveles de los principales nutrientes en la sangre antes, durante y después del bypass gástrico. Esto ayuda a identificar y solucionar las deficiencias nutricionales con la suplementación adecuada.

Uno de los desafíos más grandes después del bypass gástrico es aprender a comer correctamente. Tomar pequeños bocados, masticando correctamente hasta tener una adecuada trituración del alimento y no comer y beber al mismo tiempo, puede ayudar a reducir el riesgo de síndrome de dumping y otros efectos secundarios gastrointestinales.

Lo que necesita saber sobre la cirugía bariátrica

Tipos de cirugía de la obesidad

El  bypass gástrico, la banda gástrica ajustable y la gastrectomía vertical (también llamado tubular gástrico o manga gástrica) son los tres tipos de intervención más ampliamente realizados en la actualidad para perder peso. Otra técnica que se está introduciendo es la plicatura gástrica.

  • En el bypass gástrico, la parte superior del estómago se grapa y se corta separándolo del resto del estómago, dejando por tanto un nuevo estómago de unos 20 cc. El intestino delgado también se corta y se vuelve a conectar consigo mismo y con el pequeño reservorio gástrico que hemos creado. El paciente comerá menos cantidad y durante un tramo de entre 100 y 150 cm de intestino delgado no absorberá esa comida.
  • En la banda gástrica ajustable (Lap Band AP®), el cirujano coloca una banda de silicona alrededor de la parte superior de su estómago, lo que crea una bolsa gástrica muy pequeña. Al comer, el paciente se sienta lleno rápidamente. La comida pasa lentamente del pequeño estómago creado al resto del estómago por debajo de la banda y de aquí al  resto del tracto digestivo.
  • En la gastrectomía vertical, se grapa y se corta el estómago a lo largo de su borde izquierdo dejando el estómago con forma de tubo a modo de  continuación del esófago. El estómago sobrante se extrae a través de una de las pequeñas incisiones de laparoscopia. El paciente se nota lleno rápidamente al comer, permitiendo disminuir la cantidad de comida ingerida.
  • La plicatura gástrica, es un nuevo procedimiento de cirugía de pérdida de peso. También se conoce como  gastroplastia tubular plicada. Actualmente es una técnica en fase de estudio al desconocerse el comportamiento de la misma a largo plazo. El estómago no se corta ni se grapa.
  • El marcapasos gástrico (abiliti(r)) es la última técnica adoptada de manera activa en el tratamiento de la obesidad moderada-grave. Se coloca un dispositivo en la pared gástrica por vía laparoscópica que controla la saciedad tras detectar la ingesta de alimento.

Consultando sobre cirugía bariátrica

Lo mejor es consultar a un cirujano especializado en  cirugía bariátrica para determinar sus opciones de tratamiento. Si tiene un sobrepeso significativo y ya le está causando problemas de salud, puede ser un candidato a  la cirugía de pérdida de peso.

El cirujano también evaluará las enfermedades preexistentes que puedan complicar la cirugía, así como las que mejorarán después de la cirugía y si está dispuesto a adoptar un cambio del estilo de vida dietético.

La consulta con el cirujano bariátrico también le proporciona una oportunidad para que usted pueda aprender más sobre el procedimiento y lo que puede esperar sentir, físicamente y emocionalmente, después de la cirugía. Antes de la consulta, es posible que desee hacer una lista de preguntas para hacerle a su cirujano, como por ejemplo:

  • ¿Qué tipo de cirugía bariátrica es la mejor para mí (bypass gástrico, banda gástrica o tubular gástrico)?
  • ¿Cuál es el tiempo de recuperación de la cirugía de pérdida de peso?
  • ¿Cómo tendré que comer después de la cirugía?
  • ¿Cómo cambiará mi salud después de la cirugía?
  • ¿Cuánto peso puedo esperar perder como resultado de la cirugía?
  • ¿Voy a necesitar cirugía plástica después de la cirugía bariátrica, y en caso afirmativo, qué procedimientos?

Hacer preguntas como éstas puede ayudarle a sentirse más cómodo con el procedimiento y le ayudará a prepararse para modificar los hábitos de alimentación y actividad física para garantizar que el resultado a largo plazo sea exitoso.

Consultando sobre cirugia de la obesidad

Lo mejor es consultar a un cirujano especializado en  cirugía bariátrica para determinar sus opciones de tratamiento. Si tiene un sobrepeso significativo y ya le está causando problemas de salud, puede ser un candidato a  la cirugía de pérdida de peso.

El cirujano también evaluará las enfermedades preexistentes que puedan complicar la cirugía, así como las que mejorarán después de la cirugía y si está dispuesto a adoptar un cambio del estilo de vida dietético.

La consulta con el cirujano bariátrico también le proporciona una oportunidad para que usted pueda aprender más sobre el procedimiento y lo que puede esperar sentir, físicamente y emocionalmente, después de la cirugía. Antes de la consulta, es posible que desee hacer una lista de preguntas para hacerle a su cirujano, como por ejemplo:

  • ¿Qué tipo de cirugía bariátrica es la mejor para mí (bypass gástrico, banda gástrica o tubular gástrico)?
  • ¿Cuál es el tiempo de recuperación de la cirugía de pérdida de peso?
  • ¿Cómo tendré que comer después de la cirugía?
  • ¿Cómo cambiará mi salud después de la cirugía?
  • ¿Cuánto peso puedo esperar perder como resultado de la cirugía?
  • ¿Voy a necesitar cirugía plástica después de la cirugía bariátrica, y en caso afirmativo, qué procedimientos?

Hacer preguntas como éstas puede ayudarle a sentirse más cómodo con el procedimiento y le ayudará a prepararse para modificar los hábitos de alimentación y actividad física para garantizar que el resultado a largo plazo sea exitoso.

¿Cómo se realiza la cirugía de obesidad?

Todas las intervenciones se realizan bajo anestesia general. La duración es de una a tres horas en el caso del bypass gástrico, de 40 minutos a una hora la banda gástrica (Lap-Band) y de una a dos horas para el tubular gástrico. La hospitalización será de 24 horas en el caso de la banda gástrica y de dos a cuatro días en el resto de procedimientos.

Antes de la cirugía de pérdida de peso

Todos los pacientes realizan una dieta hipocalórica hiperproteica bajo el control del nutricionista y la enfermera durante un periodo de 2 a 4 semanas habitualmente, para comenzar la modificación de los hábitos de alimentación preoperatoriamente y por otra parte para disminuir el tamaño del hígado y de la cantidad de grasa intraabdominal; esto hará la cirugía más sencilla, disminuyendo algunas complicaciones.

Después de la cirugía de pérdida de peso

Después de la cirugía de pérdida de peso el cambio más significativo es la cantidad de comida que se puede comer. La mayoría de las cirugías de pérdida de peso reducen la capacidad del estómago a 20-50 cc  de alimentos o líquidos (según la técnica). Al principio, puede tener la sensación de tener menos energía para las actividades diarias, desaparecerá al adaptarse a la nueva situación. El tiempo de recuperación varía, pero la mayoría de los pacientes pueden regresar a sus actividades habituales entre dos y seis semanas tras la cirugía.

La reducción en la cantidad de alimentos que se puede comer ayudará a perder una cantidad significativa de peso. Tras una pérdida de  peso considerable el paciente podría presentar un exceso de piel.

Para quitar esta piel y mejorar la imagen corporal, algunos pacientes se someten a procedimientos estéticos. Por ejemplo, la abdominoplastia tensa los músculos abdominales y elimina el exceso de piel abdominal, la cruroplastia elimina la piel y grasa sobrantes en los muslos, la mamoplastia remodela las mamas caídas y sin volumen, la braquioplastia elimina el exceso de  piel de los brazos.

Preparación para la cirugía de la obesidad

La preparación para la cirugía bariátrica implica evaluaciones y recomendaciones de varios profesionales de la salud. Nuestros pacientes son evaluados preoperatoriamente por un cirujano bariátrico, un endocrinólogo, un nutricionista y un psicólogo. Este equipo trabaja en conjunto para desarrollar un plan de tratamiento integral.

La cirugía de la obesidad  implica muchos detalles. Es fácil olvidarse de las “cosas pequeñas”. Los siguientes consejos preoperatorios y postoperatorios están destinados a proporcionar los detalles que pueden hacer más fácil la vida antes y después de su cirugía.

Cuando vaya a la Primera Consulta de Evaluación:

  1. Traiga una lista de medicamentos y los suplementos a base de hierbas o vitaminas que esté tomando.
  2. Prepare su historial médico para dejar constancia de distintas enfermedades o intervenciones que haya sufrido o sufra en la actualidad.
  3. Haga constar cualquier complicación de la anestesia que usted o algún miembro de su familia haya experimentado.
  4. Le daremos indicaciones para llegar al hospital donde se realiza la intervención.

Cuando vaya a las Consultas Previas a la Intervención:

Obtendrá una lista de  instrucciones pre y postoperatorias, que pueden incluir:

  • suspensión de ciertos medicamentos
  • recomendaciones sobre la ducha preoperatoria
  • cuándo dejar de comer y beber antes del procedimiento
  • una lista de los medicamentos que necesitará después de la intervención

Medicamentos:

Algunos medicamentos pueden interactuar con la cirugía.

La aspirina, antiagregantes (Plavix, Persantin, Ticlopidina,…), anticoagulantes (Sintrom, Clexane,…) y la vitamina E puede aumentar el riesgo de sangrado en el momento de la cirugía.

Medicamentos hormonales con estrógeno, como las píldoras anticonceptivas pueden aumentar el riesgo de coágulos de sangre.

Para evitar que las píldoras o comprimidos se queden atascadas debe triturar y/o fragmentarlas durante varias semanas. Algunos medicamentos no se pueden triturar porque son de “liberación mantenida” y puede ser necesario cambiar a una forma de liberación no mantenida

En los días previos a la intervención:

  1. Comprar todos los medicamentos que necesitará en el postoperatorio.
  2. Siga las instrucciones de su cirujano y anestesista acerca de los medicamentos.
  3. Organice con sus familiares o amigos los traslados al y desde el hospital y los turnos de acompañamiento durante el ingreso.
  4. Deje de fumar durante al menos 30 días antes de su cirugía bariátrica. Fumar puede hacer que los pulmones sean más sensibles durante la cirugía y puede favorecer  el desarrollo de una neumonía. Fumar también puede retardar el proceso de cicatrización por el estrechamiento de los vasos sanguíneos, restringiendo así el flujo de sangre a las zonas de unión entre distintos tramos del tubo digestivo.
  5. Avísenos si enferma el día antes de la cirugía.
  6. No tome alcohol durante al menos 48 horas antes de la cirugía bariátrica.

La noche antes de la intervención:

  1. Haga su maleta con los objetos personales que pueda necesitar, incluida ropa cómoda para después de la intervención.
  2. Retire las tarjetas de crédito y otros objetos de valor de su cartera o bolso.
  3. Deje sus joyas en casa.
  4. Traiga todos los materiales educativos en papel o en dispositivos, como el inspirómetro que su cirujano le dio. Le servirá para repasar los cuidados y hábitos postoperatorios.
  5. No coma ni beba en las 8 horas previas a la intervención.

¿Soy un buen candidato para la cirugía de la obesidad?

Los pacientes interesados en un bypass gástrico no se consideran candidatos a menos que hayan intentado perder peso sin resultados satisfactorios mediante tratamientos no quirúrgicos tradicionales.

Las personas con alto riesgo de desarrollar enfermedades o que ya tienen una que amenaza su vida, incluidos los que tienen una discapacidad secundaria o agravada por la obesidad, a menudo se consideran buenos candidatos a la intervención. Las personas con obesidad de origen genético también son buenos candidatos. También son candidatos pacientes con un Índice de Masa Corporal extremadamente alto, obesidad mórbida de más de cinco años de evolución y la ausencia de antecedentes de abuso de alcohol o drogas y trastornos psiquiátricos no tratados.

La edad admitida para acceder a la cirugía está entre los 18 y los 65 años, aunque edades inferiores o superiores deben estudiarse de forma individualizada.

Las expectativas para la cirugía de pérdida de peso

Ser un buen candidato significa tener expectativas realistas. La cirugía de pérdida de peso le ayudará a reducir el riesgo de enfermedades que amenazan la vida y a mejorar su salud en general y la imagen corporal. No obstante es necesario un cambio radical en los hábitos de alimentación y de actividad física para que la cirugía sea exitosa a largo plazo.

Pueden ser necesarios procedimientos quirúrgicos adicionales (por ejemplo, para eliminar el exceso de grasa o piel abdominal, en brazos y pierna, remodelar mamas que quedan sin volumen o tratar depósitos de grasa localizados).